Electro 360 list En: Las mejores ofertas en electrodomésticos En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 46

Cómo preparar las mejores torrijas caseras

¿Buscando la receta perfecta para preparar torrijas esta Semana Santa? Deja de buscar, ya la has encontrado.

¿Buscando la receta perfecta para preparar torrijas esta Semana Santa? Deja de buscar, ya la has encontrado. 

En esta temporada, nada evoca la esencia acogedora y tradicional de la Semana Santa como las deliciosas torrijas caseras. Esta receta clásica española, apreciada por su sencillez y su sabor reconfortante, es un verdadero regalo para el paladar y el alma. Acompáñanos mientras te llevamos a través de los pasos para crear estas delicias gastronómicas en la comodidad de tu hogar.

Ingredientes para preparar torrijas caseras

Para preparar las mejores torrijas caseras necesitarás planificar los ingredientes con un poco de antelación, pues es importante que el pan sea del día anterior.

  1. 1 barra de pan del día anterior o una barra específica para torrijas

  2. 5 huevos medianos

  3. 1 litro y medio de leche

  4. 1 rama de canela

  5. 1 vaina de vainilla

  6. La piel de medio limón

  7. Medio litro de aceite de oliva virgen extra

  8. 300 gr. de azúcar blanca

  9. 1 cucharada de canela molida

Preparación de las torrijas

Preparar las mejores torrijas caseras no es complicado, pero sí que requiere de un tiempo de dedicación y prestar atención a todos los pasos para asegurarnos de que seguimos la receta tradicional y el resultado final es más que excelente. 

Preparación de la leche infusionada para preparar las mejores torrijas

El primer paso para preparar la leche infusionada es reunir los ingredientes aromáticos. Lava cuidadosamente el limón y pela su piel, asegurándote de obtener solo la parte fina sin el blanco amargo. 

Luego, llega el ingrediente estrella que dará un toque especial: las vainas de vainilla. Para esta receta, solo necesitaremos la vaina abierta, sin las semillas en su interior. Puedes guardar las semillas para otro postre, envolviéndolas en papel de aluminio y congelándolas para su uso futuro.

 

Para aprovechar al máximo la vainilla, corta los extremos de la vaina y ábrela por la mitad con un cuchillo. Raspa el interior con la hoja del cuchillo para extraer las semillas y guárdalas para otro momento. La vaina limpia es lo que agregaremos a la leche.

Calienta la leche a fuego medio hasta que esté casi a punto de hervir. Reduce el fuego y retira la leche del calor. Añade la vaina de vainilla, la piel de limón y la rama de canela. Deja que los aromas se infundan en la leche mientras se enfría, creando una base deliciosa y aromática para tus torrijas caseras.

Recuerda que es esencial tener una buena batería de cocina para preparar las mejores torrijas y en Electro 360 encontrarás las mejores ollas y sartenes a un precio espectacular para preparar las mejores recetas. 

Reposo de la leche infusionada y empapar el pan 

Una vez hayamos infusionado la leche, esta estará caliente. Es importante que dejemos que la leche infusionada se enfríe, hasta que esté tibia o fría. Este paso es muy importante y facilitará que, cuando empecemos a empapar el pan con la leche, este no se nos rompa con tanta facilidad.

Mientras la leche se enfría, corta la barra de pan a rodajas de entre dos y tres centímetros (aunque si te gustan más gorditas, esto es a tu elección). Reparte el pan en bandejas y cúbrelo con la leche infusionada fría. Deja reposar el pan, como mínimo, 15 minutos y dale la vuelta para que empapen bien por el otro lado durante otros 15 minutos como mínimo. 

Freímos las torrijas con huevo y aceite

Batimos los huevos hasta que adquieran un poco de espuma y luego agregamos dos cucharadas de leche infusionada. Volvemos a batir para integrar bien los ingredientes y transferimos esta mezcla a otro plato que sea cómodo para remojar las torrijas antes de freírlas. Mientras el aceite de oliva virgen extra se calienta a fuego medio en una sartén, sumergimos las rebanadas de pan en la leche infusionada.

Asegúrate de darles la vuelta para que se empapen uniformemente sin llegar a gotear y, a continuación, las pasamos por el huevo batido previamente preparado. Luego, las llevamos directamente a la sartén con el aceite bien caliente para que se doren y se cocinen de manera uniforme.

Es importante freír las torrijas por ambos lados hasta que estén bien doradas. Ayúdate de un tenedor para darles la vuelta sin cuidado, sin que se te rompan. Si has hecho bien todos los pasos, verás que están muy blanditas y que son muy frágiles. 

Una vez fritas, retirarlas a un plato con papel de cocina absorbente para quitar un poco el exceso de aceite de freír. 

Llenamos un recipiente ancho con azúcar blanco y canela en polvo y rebozamos las torrijas en esa mezcla, asegurándonos de que cada rebanada queda bien impregnada en azúcar y canela pero sin excederse. 

Degustación de las torrijas caseras

Lo ideal es consumir las torrijas cuando ya se han enfriado un poco, cuando estén frías del todo o tibias. Aunque sabemos que no te podrás resistir a probar una cuando aún esté caliente. 

De hecho, lo ideal es consumir las torrijas de un día para otro, así se deja que suden y se solidifica el azúcar, creando una capa de almíbar un poco crujiente que les da ese toque extra increíble. 

 

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Get In Touch

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre